Noticias propias y publicadas en prensa

La huerta de los escombros

105 Vistas0 Comentarios

La huerta se ha convertido en un vertedero de libre acceso.

Es costumbre habitual y tolerada el vertido de escombros allá donde hay un bancal sin cultivar. Los habitantes de la huerta, bunkerizados en sus chalés y ajenos al mundo exterior, están contentos con su piscina y sus productos comprados en grandes superficies que vienen de cientos de kilómetros en muchos casos. Es muy triste el nuevo paisaje huertano lleno de casas con piscinas y pistas de tenis cercadas con muros de hormigón. Sus habitantes viven de puertas hacia adentro y nos les importa vivir rodeados de escombros y basuraleza. !Cuánto ha cambiado la huerta¡

Empresas que arrojan escombros sin miramientos.

Las empresas que tienen que ver con la construcción o reformas arrojan sin pudor todo tipo de deshechos procedentes de la construcción: sanitarios, plásticos, cristales, metales, azulejos, cemento o ladrillos. Lo peor es que estas prácticas no tienen multa ni condena por parte de la administración. Sorprendente cuando al ciudadano se le bombardea constantemente con no echar papeles al suelo, recoger las caquitas del chucho o echar la basura entre las 20h y las 23h.

Hay más peligro en dejar la deposición de tu mascota en un solar abandonado, siempre hay un vecino observando, que volcar un contenedor de escombros.

Como no hay una cultura de amor hacia la tierra, ni respeto por el medio ambiente, los mismos propietarios ceden sus terrenos para regocijo de empresarios sin escrúpulos que destruyen los bancales al mismo tiempo que se evitan la molestia de la gestión de residuos. Estas empresas se dedican de manera sistemática a esparcir sus residuos por todo bancal que se preste.

En las fotografías se puede ver la evolución de una escombrera. Tras echar todo lo que pueden o hasta que ven a alguien haciendo fotos o grabando, el siguiente paso es aplastarlos para luego taparlos en zahorra. Como si no hubiera pasado nada.

Finalmente, es muy triste ver los escombros y basuras por todos los carriles, todas las calles y veredas de la huerta. No es un problema actual, es una constante en la huerta y parece no molestar ni a vecinos ni al ayuntamiento, puesto que son años con el mismo problema y elecciones tras elecciones todo sigue igual. Sin educación ni concienciación medio ambiental la huerta es un caos urbanístico condenada a la extinción.

 

Deja un comentario